La Condesa de Ségur, nunca es tarde para iniciar una carrera.

La Condesa de Segur nació en Rusia el año 1799 con el nombre de Sophie Rostopchine, su padre el Conde de Rostopchine tuvo grandes cargos en la Rusia zarista llegando a ser ministro del zar y gobernador de Moscú; se cuenta que él fue el gobernador que encaro el asedio napoleónico a Moscú y prefirió quemar la ciudad antes de que los franceses tomaran los suministros de esta. En 1817 la familia Rostopchine tiene que refugiarse en Francia al caer el conde de Rostopchine de la gracia del zar Alejandro I, es en Francia donde Sophie se casa con el Conde de Segur convirtiéndose en la Condesa de Segur. El Conde de Rostopchine regala a los recién casados un castillo cerca de L'Aigle, Nouettes, la Condesa de Segur queda encantada con la propiedad, aunque el castillo queda en un área rural, por su parte el Conde de Segur no es aficionado al campo, esto provoca que la Condesa poco a poco se vaya distanciando de su marido, a pesar de esto los condesa tiene 8 hijos. Su hijo mayor se convierte en sacerdote en 1854 y convierte a la condesa al catolicismo, es por esta época que la condesa empieza a escribir novelas para sus nietos, con un alto contenido moral. La mayoría de su obra son historias donde el bueno y el malo se definen desde le principio y el bueno siempre logra vencer al final siempre parodiando la vida de las buenas familias. Aproximadamente por la misma época Louis Hachette estaba a la búsqueda de nuevos talentos en la escritura para su nueva colección para niños The Pink Library, y a petición del periodista Louis Veuillot, líder de los católicos ultramontanos, la Condesa de Segur acepta publicar los cuentos que había escrito exclusivamente para nietas. El éxito fue inmediato y a sus mas de 50 años La condesa de Segur inicia una ascendente carrera como escritora, algunas de sus obras son;

 ·         Les Petites Filles Modèles

·         Les Malheurs de Sophie

·         Les Vacances

·         Un Bon Petit Diable

·         François le Bossu

·         Les Mémoires d'un âne                                                            

La Condesa de Ségur murió en París en 1874, la escuela d'Aube fur rebautizada en su honor. Aunque amargada y enfermiza la Condesa de Segur es recordada como uno de los grandes escritores de literatura infantil, escribió mas de veinte novelas, un libro de remedios caseros y tres volúmenes religiosos